dimarts, 7 de febrer de 2017

LA CADENA ARTE BORRA LA MÚSICA DE WOLFGANG RIHM

LA CADENA DE TELEVISION FRANCESA  ARTE  BORRA LA MUSICA DE WOLFGANG RIHM DE LA PROGRAMACION INAUGURAL  DEL NUEVO AUDITORIO  ELBPHILHARMONIE DE HAMBURGO.

El que decide no correr riesgos puede matarse .
Era lo que vaticinaba en su dìa el disidente Wolf Biermann, uno de los muchos VIP invitados en la inauguración, el pasado mes de Enero, del nuevo "faro” de la cultura alemana, la Elbphilharmonie de Hamburgo, con una acústica, por cierto, inmejorable.

Pues eso mismo le sucedió al director de orquesta, THOMAS HENGELBROCK, al  presentar un cóctail de bocaditos de música, colocando el estreno mundial de "Reminnizenz- Triptychon und Spruch in memoriam Hans Henny Jahnn" del compositor Wolfgang Rihm entre obras de Wagner y Beethoven, como si fuese una medicina ágria y intolerable, escondida en
un sabroso bocadillo.
La emisora ARTE anunció la retransmisión de la grabación del concierto de dicha inauguración. En lugar de la actriz-coqueta Barbara Schöneberger, colocó como presentadora a la chistosa Anette Gerlach que estuvo todo el tiempo echando piropos sin sentido.
La programación musical de la retransmisión fué CASI idèntica.   
"Su punto culminante", así lo dice un reportero de la cadena ARTE en el programa de la página web, "llegará con el estreno mundial de la más reciente obra que la cadena NDR encomendó a Wolfgang Rihm". Al hacer la presentación introductoria de la segunda parte del programa, Anette Gerlach sólo habló de Wagner y Beethoven. Punto. Y efectivamente... la obra de Rihm desapareció!

Al finalizar el último compás del preludio de PARSIFAL, se continuó con el primer acorde del coro-final de Beethoven.
Se desconoce todavía la razón por la cual la emisora cultural ARTE aplicó una censura tan dràstica, eliminando del programa la única obra de música contemporánea realizada especialmente para la Elbphilharmonie.
Los responsables de ARTE no podían (o no querían) dar respuesta. Estuvieron ausentes “almorzando” durante horas y horas.
Una señora de la oficina de prensa se atrevió a comunicar que la obra de Rihm todavía estaba al alcance via online para quien quisiera escucharla..
Logicamente,un portavoz de la editora musical de Wolfgang Rihm, la Editora Universal Wien, estalló y dijo: "Parece grotesco, vergonzante y pone al descubierto las caréncias culturales de la cadena. Si los arquitectos Herzog & de Meuron hubieran actuado con este criterio, Hamburgo tendría ahora una gran tienda de cerveza en vez del fantástico Auditorio Elbphilharmonie."


traducción: Eleonore Büning/Frankfurter Allgemeine

Metina Radach



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada