dilluns, 12 de juny de 2017

LA FIESTA DE ABRIL EN BERLÍN.

Hemos barajado varios títulos que den nombre a este artículo:
-Un argentino en Berlín (por “Un americano en París” de Gershwin)
-Feria (**)-en lugar de fiesta-de abril en Berlín.
Porque todas ellas se relacionan con lo que a continuación vamos a relatar:
Nadie discute que Berlín es un centro fundamental en la toma de decisiones políticas, de desarrollo económico y de relevancia cultural; es el epicentro de Europa: En el contexto que nos ocupa, a modo de marco referencial, dos orquestas en primacía: La Berlinerberliner philharmoniker  y la Staatskapelle Berlin . Tres centros operísticos:  Deutsche Oper, Komische Oper, Staatsoper Unter der Linden. Salas de conciertos como la Filarmonía.. Y más.
La oferta musical diaria de Berlín, es tan amplia y de tanta calidad, que en ocasiones no es fácil decidirse por un determinado espectáculo, teniendo que renunciar a otro de igual calidad e interés
Daniel Barenboim  i la Staatskapelle de Berlín
Este año 2017 se celebra el 25 aniversario de  la estrecha colaboración de Baremboim con la Staatskapele- la orquesta más antigua del mundo, creada en el año1540 por Joachin II elector de Brandenburgo- con unos resultados óptimos, de desarrollo musical y de compenetración entre orquesta y director.
El músico - de origen argentino-judío - y director de orquesta, Draniel Barenboim,  se traslado de joven a Berlín donde ha desarrollado toda su carrera musical. El es el factótum del ciclo Festtage del mes de abril, y su oferta  ha sido de lo más interesante. La fiesta empezó en sala Filarmonía Berlinesa, con el Concierto  para Violín y orquesta de Beethoven con Anne Sofhie Mutter como solista. 



 Precisamente, a causa de esta archiconocida partitura, aquí se pudo
constatar las  sutilezas  de de la forma musical, ”concierto”: El discurso musical se desarrolló a la perfección entre solista y orquesta , modulados con la batuta atenta de Barenboim: Cómo la orquesta acompaña, arropa y acaricia el violín solista, que de sonoridad tan sutil y delicada necesita de cuidadoso mimo. Compenetración Simplemente perfecta. El director domina tan hábilmente la batuta, modula las dinámicas y volúmenes sonoros, de tal forma que la emoción alcanza el cenit, no solo por el contenido musical, que también, sino que solista, orquesta y director son una perfecta unidad sincronizada, en beneficio de la música.

Escuchando a continuación “El Mar” obra donde Claude Debussy desata todo su impresionismo musical, interiorizamos, cómodamente sentados en la Sala Filarmonía berlinesa, los avatares de de un paisaje marino, que por la influencia del músico francés, nos hace recordar el tardo impresionismo de  Benjamin Briten en sus óperas Billy Bud o Peter Grimes.






Daniel Barenboim, como factotun  de la Festtage, programó dos óperas fetiche del que este artículo escribe, que por sí solas ya justifican el viaje a Berlín: “La Mujer sin Sombra” de Richard Strauss y “Parsifal” de Richard Wagner.
El edificio de la öpera Unter der Linden, en la famosa avenida berlinesa, después de varios años en obras, abrirá sus puertas en este mes de octubre. Mientras tanto, su sede provisional sigue siendo el Schiller Theater, poco adecuado para representaciones operísticas de gran formato, salvo que sea Barenboim quien las dirija: En la Mujer sin Sombra, bajo la batuta Zubin Metta, se pudo notar la falta de experiencia del director con el dominio de la relación espacio-masa musical. Algunos no lo advertimos- nuestra relación emocional con esta ópera probablemente nos lo impidió - pero nos lo hizo observar, nuestra buena amiga alemana de Colonia.
La puesta en escena de Claus Guth, no es nueva, la estrenó en Milán en el 2012, pero con el paso del tiempo ha enriquecido la escenografía con nuevas imágenes que refuerzan el argumento y hacen una producción más comprensible y vistosa.
 Uno de los atractivos de esta Frosh berlinesa era ver a la soprano sueca Iréne Theorín en su flamante papel de Tintorera (Die Frau) que lo resolvió a la altura de su brillante carrera y cerró un papel destacado.
Michaela Shuster, ha hecho de la Nodriza el roll de su vida. Lo ha llevado por todos los teatros de Europa. Para el que la ha visto en las últimas 4 ocasiones (Salzburgo, Milán, Múnich, Berlín ), sigue resultando emocionante y un privilegio ver a la Schuster cantando y actuando; sibilina y maquiavélica de malas intenciones.
El barítono Wolfgan Koch, que también se prodiga como Barak, lo hace de forma brillante y extraordinaria.
El programa de 4 dias que nos llevó a Berlín tuvo como colofón el Parsifal de Richard Wagner, interpretado por los titulares  de la Festtage: Staatskapelle de Berlín y Daniel Barenboim como director. No se puede pedir más: Ambos contribuyeron a elevar si cabe, el alto valor cultural  de este  Parsifal. El largo recorrido del Director y la Orquesta por la obra de Wagner, los cualifican en el más alto nivel. En esta producción del Staatsoper Schiler Theater, las voces estuvieron a la altura de Orquesta y Director: El  Gurnemanz de René Pape cumplió las expectativas, del gran barítono de Dresde, disfruta de una voz extraordinaria anclada en su exitosa madurez. La Figura de Kundry en el Parsifal wagneriano, responde en nuestra opinión, al de la mujer ideal, con quien todo hombre sueña: Seductora, inteligente, atrevida y bella. En esta ocasión, él para nosotros descubrimiento de Anna Larsson- referente histórica en las sinfonías de Mahler- aquí hizo una Kundry emocionante, inolvidable.
Para el próximo Festtage 2018, Barenboim nos ha preparado ya un programa muy atractivo, allí la Kundry será nada menos que Nina Stemme, en un Parsifal que repite, junto con Falstaff, la séptima de Mahler, la compatriota argentina Martha Argerich, la Staatkapelle y esta vez sí, todos los conciertos y óperas dirigidos por Daniel Barenboim. No se lo pierdan. Allí nos veremos.
Mayo 2017
José Luis Bruned

(**) Sevilla y Barenboim:


Además de un excelente músico, es  persona de una gran humanidad. Su lucha por la paz en el conflicto árabe- Israelí- que le toca tan de cerca por su condición de judío- se concreta en el desarrollo de un proyecto que realiza con la “Orquesta West-Eastern” formada por  jóvenes músicos israelíes y palestinos unidos por su amor a la música y el rechazo a la violencia, supone todo un referente internacional en la defensa de valores como la paz y la tolerancia a través del lenguaje universal de la música.. Esta orquesta con sede en Sevilla es financiada por la Junta de Andalucía y cada año ofrece un concierto en la capital Hispalense. Este año se encontrarán en el Teatro de la Maestranza en el mes de Julio.
JLB




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada