dilluns, 30 de novembre de 2015

EL COMPLOT MATUSALEN EN BERLIN

Los Maestros Cantores en el Schillertheater de Berlin:


Daniel Barenboim presentó la nueva producción de Die Meistersinger von Nürnberg, con Andrea Moses, directora de escena, adornando toda la producción con los tres colores de la bandera alemana.  Elemento a destacar: el impresionante equipo de cantantes veteranos asignados a los personajes de los Maestros Cantores.

Como resúmen puede hablarse de un experimiento en tiempo real. El primer y segundo acto interpretado en una víspera y el tercer acto en la mañana del día siguiente. En los dos días del estreno, Barenboim recibió por su sonido Meistersinger himnico algún que otro abucheo, que también sonó fuerte. En la segunda función visitada, su lectura fue optimista, a veces ruidosa pero con un tempi tan lento que, en un teatro que carece de  climatización, puede llegar a provocar somnolència sobretodo durante el primer acto.

La escenógrafa Andrea Moses,que debutó en Berlín, confirma desgraciadamente la fama que la persigue desde sus tiempos en Stuttgart : sus conceptos carecen de una lógica bien pensada. La dirección escénica se baña en un mar de banderitas de color negro-rojo-oro; el recinto ferial está localizado delante del nuevo castillo urbano de Berlín, es decir en pleno futuro, ya que actualamente no pasa de ser un edificio en construcción.   Muchas veces el abanderamiento alemán parece forzado: Stolzing ( muy seguro: Klaus Florian Vogt ) y Eva ( desgraciadamente aburrida de voz: Julia Kleiter )  incluso se tapan con la bandera alemana para esconderse mejor al llegar Beckmesser. Y.......¿por qué tiene que llevar Beckmesser en el segundo acto un jubón con bombachos medievales si los maestros cantores ya no se presentan como los representantes de sus gremios, sino como portavoces de la junta directiva de sus empreses DAX en pleno auge?.     Hans Sachs ( Wolfgang Koch algo deficitario en los tonos bajos ) riega su plantación de drogas en la azotea de su fábrica de zapatos y David le sube su equipo de trabajo medieval para observar y molestar a Beckmesser (?).   Son como punks berlineses que se  pelean.
La escenógrafa tampoco sabe que hacer con los cantantes veteranos wagnerianos famosos, que en realidad son el verdadero “chiste” de la producción.  Barenboim encargó un desfile de estrellas venerables para estos papeles secundarios. Y justamente dar el rol de papel secundario a cantantes con  muchas horas de vuelo confiere a sus personajes una bis tan cómica en el primer y tercer acto, que se entienden, quizás por primera vez los ( difícilmente realizados ) momentos burlescos y folclóricos de esta obra. Simplemente genial! 

Siegfried Jerusalem ( Balthasar Zorn ) equipa su autoridad como cantante maestro con tánta ronquera raquítica que la dimisión de su mundo sale bruscamente tragicómico. Reiner Goldberg, con el dedo índice levantado ( Ulrich Eisslinger ), gruñe la única palabra "Hier!" que tiene que cantar con tánta sabihondez curiosa que hasta tiene que reirse de si mismo. Olaf Bär ( Hans Foltz) de señorito ingenuo, Graham Clark, nuestro querido e  inolvidable Mime durante tántos años, da al cabezón tradicional (Kunz Vogelsang) la rienda suelta por medio de casi malvados rasgos de conservatismo ronco. Finalmente Franz Masura ( Hans Schwarz), de 91 años, apoyado por un bastón, recuerda a un abuelo de la "Muppet-Show" en su palco. Sus salvas de rabia provocaron carcajadas de risa en el público. 

El complot matusalén vocalmente creativo demuestra por primera vez que el potencial cómico de los 'Meistersinger' no hay que buscarlo solamente en la figura trágicamente fracasada  de Beckmesser - un papel al que Markus Werba da buen resultado, aunque algo nervioso. Por lo general, las escenas de masa sufren por la falta de talentos cómicos de verdad o fisionomías expresivas. La brigada de veteranos de Barenboim sin embargo pincha las pocas palabras que pueden cantar con tánta exactitud como representarían a Hans Moser, Hubert von Meyerdinck y Fritz Grünbaum en persona ( todos eran famosos conocidos actores de cine ). Son precisamente éstos patriarcas que hacen nuevamente soñar a los 'Meistersinger de Richard Wagner.


Metina Radach
función visitada 11. de Octubre 2015

fuente: Revista alemana "Opernwelt" no. 11, pág. 12/13




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada